¿Por qué nos estresamos?

28/06/2011  |   Artículos   |   1 Comentario  |  Etiquetas: ,

¿Por qué nos estresamos?

Con el ritmo de vida acelerado que llevamos muchos no es raro escuchar a cada momento eso de “estoy muy estresado” o “tiene un trabajo muy estresante” o incluso “este estrés me va a matar”. Es tan frecuente que pocas veces nos paramos a pensar por qué nos estresamos.

¿Por qué nos estresamos?En general el estrés se presenta cuando alguna situación en la vida se nos hace extremadamente difícil. El estrés es un mecanismo biológico que prepara al cuerpo para las demandas de una situación peligrosa. Por ejemplo, un día paseando por el parque aparece un perro que gruñe y parece que va a atacar. El cuerpo instintivamente se prepara para lo que se llama una respuesta de lucha o huida (fight or flight): hacer frente al animal o salir corriendo Segrega más adrenalina, hormona que incrementa la tensión en los músculos para que se preparen para el movimiento. Los latidos del corazón se aceleran y la sangre se mueve de los órganos internos hacia los músculos para facilitar el movimiento. La tensión arterial aumenta, las pupilas se dilatan y el cuerpo se cubre de sudor. Todos estos cambios automáticos se producen para ayudar a nuestra supervivencia y por lo tanto el estrés en sí mismo no es un proceso negativo.

El problema se encuentra cuando las situaciones que percibimos como amenazantes se extienden en el tiempo o se dan muy a menudo. Hoy en día en nuestra sociedad se dan frecuentemente situaciones en las que aquello que provoca estrés no supone un peligro físico real, aunque el cerebro sí lo interpreta como una amenaza. Un examen, una entrevista de trabajo o las demandas diarias laborales no son situaciones en las que podamos perder la vida en cuestión de segundos. Sin embargo, la mente envía al cuerpo una señal de peligro y éste reacciona de igual manera que si se encontrara ante una amenaza física inminente.

Si esta situación, u otras que nos generen el mismo grado de tensión, se repiten de manera continuada, nuestro cuerpo se prepara para luchar o huir cuando normalmente al final no hacemos ni una cosa ni la otra. Toda la preparación en forma de cambios físicos y hormonales para evitar el peligro no se libera, sino que se va acumulando y lo que tendría que ser algo pasajero pasa a ser algo permanente. A largo plazo, nuestra salud se resiente y el estrés afecta órganos y funciones de todo el cuerpo.

Efectos del estrés

Los síntomas más comunes del estrés son ansiedad y depresión, dolores musculares y de cabeza, irritabilidad, insomnio, problemas digestivos, palpitaciones, disfunción sexual, nerviosismo, hipertensión…

La conexión entre salud y niveles de estrés está comprobada: en aquellas profesiones donde se sufre una mayor presión la incidencia de hipertensión y úlceras estomacales es mucho más elevada que la media. Un grado alto de estrés también favorece la aparición de infecciones ya que el sistema inmunológico se debilita.

La fatiga física y psíquica, la depresión y la irritabilidad afectan también la vida familiar y social de la persona que sufre estrés.

Cómo Evitar o Reducir el Estrés

La mejor manera de evitar el estrés es prevenirlo. Aprender a reconocer cuando se está sufriendo estrés es importante. Si se puede, es conveniente evitar la causa del estrés. Si esto es imposible, cambiar la forma como se reacciona.

Cómo Evitar o Reducir el Estrés El ejercicio físico ayuda a liberar energía y genera endorfinas, que dan una sensación de bienestar. Hay gente que prefiere el ejercicio moderado como yoga o tai chi, mientras que otras personas se sienten mejor cuando practican ejercicio cardiovascular como natación o marcha. Por otro lado, en ocasiones la práctica de deportes competitivos puede empeorar una situación de estrés.

La práctica de la meditación ayuda a reducir el nivel de estrés. Se puede comenzar con ejercicios muy sencillos de respiración. Túmbado o sentado en un sitio tranquilo y silencioso coloca una mano en el abdomen encima del ombligo y otra en el pecho. Centra tu atención a la respiración. Inspira lentamente por la nariz llenando el abdomen. Exhala lentamente por la boca dejando que el estómago baje. Continúa con el ejercicio por 5-10 minutos. Puedes ir incrementando el tiempo diariamente.

Los masajes relajantes ayudan a reducir los niveles de estrés. La piel está llena de receptores nerviosos que son estimulados con el tacto. Las manipulaciones lentas y superficiales producen un efecto sedativo en quien las recibe, regulando y equilibrando el sistema nervioso. El masaje elimina la fatiga muscular e incrementa la capacidad física e intelectual. También sirve para reducir la tensión arterial y combatir el insomnio. Al revertir los efectos del estrés, mejora la función de los órganos internos, como por ejemplo, el estómago, aliviando la acidez y mejorando las digestiones.

Reiki, terapia de origen japonés, es una técnica suave y no intrusiva ya que no hay manipulaciones ni se trabaja en contacto directo con la piel. Durante una sesión de Reiki, el terapeuta coloca sus manos sobre el cuerpo del cliente equilibrando la energía vital y restableciendo la armonía en cuerpo, mente y emociones. Desde las primeras sesiones se percibe un alivio de los síntomas del estrés. A medio plazo, esta sensación de tranquilidad y paz se extiende en el tiempo y llega a ser una parte más de nuestra vida. Y lo más importante es que, tras varias sesiones de Reiki, la persona puede encontrar que su forma de reaccionar a las situaciones que le causaban estrés ha cambiado.

No hay motivo para sufrir de estrés innecesariamente. Si te encuentras estresado, consulta qué terapia es la más adecuada para tus circunstancias personales. Un buen terapeuta puede ayudarte a reducir tus niveles de estrés y mejorar tu salud física y mental.

Eva TorresMasaje, Reiki y Rossiter System of Stretches en Londres

Madrileña, vive en Hackney. Maestra de Reiki Usui Tibetano se ha formado en distintos tipos de terapias que recuperan la armonía de cuerpo, mente y espíritu. Trabaja en Londres y ofrece sesiones de Reiki, masaje y Rossiter System of Stretches.

1 Comment for this entry

  • gladis cecilia gonsalez

    febrero 24th, 2012 on 3:53 am

    x k sufro tanto el estres k es bueno muchas gracias