¿Qué es la bolsa? Diferencia entre valor económico de una compañía y el precio de sus acciones

26/04/2011  |   Artículos   |   0 Comentarios  |  Etiquetas:

Desde estas líneas intentaré familiarizar al lector con el complejo mundo de las inversiones bursátiles, de los derivados y de la gestión de carteras de manera sencilla.
Mi objetivo es que cualquier persona con interés pueda entender la materia, independientemente de su formación.

La bolsa es un mercado de capitales donde se negocian títulos de renta fija y variable emitidos por empresas que buscan financiación para sus negocios.
Los títulos negociados como renta variable se llaman acciones y una acción es una parte del capital de una sociedad, es decir, cuando un inversor compra una acción se convierte en dueño de esa compañía en un porcentaje equivalente al número de acciones que compre, dividido por el capital social de dicha compañía.
Lo primero que debemos saber cuando nos acercamos al mercado de valores es que cuando compramos acciones estamos comprando negocios y que el éxito final de nuestras inversiones dependerá fundamentalmente de lo buena que sea la compañía en la que invertimos y del precio al que compremos las acciones.

Todos conocemos buenos negocios que ganan mucho dinero, que no cotizan en bolsa y de los que nos gustaría ser socios, por ejemplo: El Corte Inglés. Muy probablemente si alguien nos ofreciera la posibilidad de convertirnos en socio de esta compañía nos haría muy felices, pero para convertirnos en socio alguien nos tiene que vender su parte y para que alguien venda, tiene que estar conforme con el precio que pague el comprador. Si compramos un 10% de El Corte Inglés, estamos comprando el 10% de los beneficios de esta compañía a partir del momento de la compra. Por tanto, lo que paguemos estará en función del retorno que creemos podremos obtener en función de los beneficios futuros que logre esta compañía.

Cuando acudimos a la bolsa para comprar acciones, tenemos que pensar que estamos haciendo lo mismo que en el caso de El Corte Inglés, y debemos tener presente que hay una relación entre los beneficios futuros de las compañías y el precio a que cotizan las acciones. Los beneficios futuros de una compañía representan el valor económico de la misma y la cotización es el precio que pagamos para comprar parte de ese valor. La relación entre el precio de la acción y el valor de la compañía no es perfecta porque hay incertidumbre sobre los beneficios futuros de las empresas y por tanto, podremos encontrar acciones que coticen muy por debajo del valor de la compañía y otras que coticen por encima. De nuestra habilidad para encontrar unas y otras dependerá el éxito o fracaso de nuestras inversiones. Esa idea es la más importante de la bolsa, hay un precio de cotización y un valor de la compañía, a corto plazo se producen desajustes entre uno y otro, pero a largo plazo el precio de la acción tenderá al valor de la compañía.

De momento no voy a profundizar más en esta idea, aunque será la idea fundamental en la que entraremos en próximos artículos en los que intentaré que os familiaricéis con las inversiones bursátiles. Para despedir este artículo me gustaría explicaros dos claras ventajas que tienen las inversiones en bolsa sobre cualquier otra:

1) En el caso de El Corte Inglés alguien nos tiene que preguntar si queremos entrar en el negocio o nosotros tendremos que localizar a uno de los dueños de la compañía y hacerles una oferta. En el caso de la bolsa podemos hacernos dueño de una compañía sin preguntar a nadie si nos deja entrar en el negocio, simplemente entramos a través de la compra de acciones en un mercado organizado.
2) En muchos negocios es fácil entrar pero no es tan fácil salir. Por ejemplo: si compramos un piso y al cabo de unos meses necesitamos venderlo, tendremos que pasar un tiempo buscando un comprador y si queremos hacerlo rápido es muy probable que tengamos que vender por debajo del precio que pagamos sin que se haya producido un cambio en el mercado. En el mercado de valores podemos comprar y vender en cada momento sin ningún problema y no necesitamos buscar un comprador para vender las acciones que tuviéramos compradas. Esta gran ventaja es lo que conocemos con el nombre de liquidez.

En próximos artículos profundizaremos en la dicotomía entre valor y precio, hablaremos sobre los profesionales de este “mundillo”, veremos cómo tendemos a convertir las ventajas que nos ofrece la bolsa en desventajas, distinguiremos entre distintos tipos de compañías y poco a poco iremos profundizando en detalles con el objetivo de que sea más fácil a todo el mundo determinar si estamos pagando mucho o no cuando compramos acciones y que conozcamos mejor los riesgos y las ventajas de nuestras inversiones.

Eduardo Cobián
Gestor independiente y experto en productos derivados sobre renta variable.
Puedes seguir la evolución de mi SICAV y leer mis opiniones en www.mavercapital.es